Urbes mutantes: radiografía de ciudades de América Latina

Visitar ciudades de América Latina siempre es a la vez emocionante, muy emocionante y decepcionante. A veces más, a veces menos, pero muchas veces ve uno en las otras ciudades reflejos dolorosos de la ciudad de uno (o soluciones espléndidas a cosas que no hemos podido resolver nosotros). Es una mirada al otro, pero a un “otro” que es casi uno mismo.

En la Ciudad de México he podido ver mundo exaltado y bajo mundo, acaso más que en Bogotá (por alguna razón, de noche por los alrededores del Centro Histórico, hacia el mercado o hacia San Juan de Letrán o hacia la colonia Hidalgo, me siento bien – también me siento bien trotando de madrugada en los Viveros de Coyoacán, que parecen casi un parque parisino (ideal, de novela de Flaubert), o deambulando por las librerías y tiendas de Coyoacán o La Condesa – zonas chic del magnífico DF). En Caracas, en Lima, en Medellín, en Cali, en São Paulo, en Salvador, etc. ve uno variantes de la misma ciudad latinoamericana, con sus centros deslabrados y con pocas cuadras cuidadas, con sus personajes que parecen extraídos de la misma tierra [Güicán, Cuauhtepec, Tadó, Mucuchíes, …] y siempre se ven golpeados por la rudeza de la ciudad, en su fealdad repetida de talleres mecánicos, tlapalerías, ventas de empanadas, tugurios, casas sin acabar, letreros electorales, gente haciendo fila y haciendo fila…

La exposición Urbes Mutantes que está en la Luis Ángel Arango es exactamente eso: fotografía de ciudades latinoamericanas entre los años 1940 y ahora. El momento de la gran mutación de nuestras urbes – que pasaron de ser villorrios y puebluchos (sí, claro – villorrios y puebluchos con sus plazoletas aristocráticas y su arquitectura de trianones transplantados) miserables perdidos a ser urbes vibrantes, repletas de cultura, de salsa, de merengue, de escotes y pantalones ceñidos y gorduras a punto de estallar, y centros comerciales horrorosos casi todos y … los talleres mecánicos y buses/busetas/combis/peseros/colectivos/micros/guaguas/ejecutivos de horror, repetidos en su olor a exhosto y su sudor reconcentrado, a lo largo y ancho de toda América Latina, recorriendo con su melodía estéreo/salsa/merengue/champeta/reguetón todo el espectro de estas ciudades. Ciudades golpeadas por bogotazos/caracazos, asonadas, gente de ruana con mirada hueca, hijos sin ruana y con prendas chinas casi iguales a las de los fresa/gomelos/sifrinos/pijos/pitucos hoy en día.

El momento de mutación (de la ruana y alpargata a los bluyines cuasi-universales, a las pintas casi iguales en todas las clases sociales [pero con marcadores de clase super precisos para los chicos de colegio sifrino], del barro de los tugurios al exhosto de los buses, de parecer ciudades de quinta en Europa del Este [la Bogotá de los abuelos era como una ciudad polaca o moldava de quinta división] a parecer ciudades… latinoamericanas (de talleres y bodegas, transmilenios y zonas pijas, tugurios y favelas, autopistas y puentes llenos de grafiti, zonas de edificios impresionantes y vías férreas abandonadas, ciclovías de domingo con sus ventas de jugos y repuestos y aeróbicos, metrocables y desconfianza, Maseratis andando por calles trancadas a 3 km/h, zorras y burros y caballos al lado, barrios de los años 1930 y 1940 y 1950, atorados de decencia y pastelerías de inmigrantes judíos de Europa del Este y arbolitos y Parkways, y zonas de horror que parecen lo peor de lo peor de Houston o Los Ángeles).

La mutación retratada por 200 fotógrafos, muchos de ellos que no conocía, muchos grandes maestros. Graciela Iturbide, Sergio Trujillo, Leo Matiz, Fernell Franco, Gasparini, entre muchos, muchísimos otros testigos de toda esa mutación, de esa tristeza infinita (y alegría sorprendente) de las ciudades latinoamericanas.

La exposición estará expuesta hasta el 27 de mayo. Recuerde que la Luis Ángel Arango cierra los martes. Está en el tercer piso de la zona de Arte Contemporáneo. Es gratis la entrada. Y vale la pena – creo que volveré al menos una vez antes de que la quiten.

Urbes1
Nacho López: Huelga de maestros, Ciudad de México. Años 1950.
urbes2
Fernell Franco: Prostitutas. Cali, hacia 1970.
urbes3
Gasparini. Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1954.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s