fin de semestre

soñé con Federico Ardila y con Javier Moreno, justo ahorita antes de despertar

el sueño era en un congreso, en algún lugar de Norteamérica, no era en Bogotá – yo veía brevemente a Federico pero estaba yo llegando tarde a alguna charla y no alcanzaba a hablar con él

Federico se quedaba sentado atrás, en una mesa grande, escribiendo o mirando su portátil o haciendo cuentas (recuerdo la mesa pero no los detalles)

luego, durante la charla, que no era de las que más usualmente oigo, me daba cuenta yo de que cierto software clave para algo sobre el cual estaban hablando era de coautoría de Federico; no sé para qué era pero recuerdo que en la presentación era anaranjado y que tenía algo matemático (¿combinatorio?) que me llamaba poderosamente la atención y que yo quería entender a como diera lugar – no sé por qué creo que se me mezclaba con algo de funciones de Kuratowski para capturar cardinalidades infinitas mediante interacciones dimensionales pero mezclado con algo de filtros que no está en Kuratowski – pero durante esa charla pensaba yo que tenía que hablar con Federico

luego estaba yo hablando con Federico; al principio él me daba una explicación general del software pero luego la conversación se volvía más seria, más metida en el software mismo

mi mamá pasaba por ahí en algún momento – ahora lo recuerdo – y decía algo / por alguna razón Federico se ponía a hablar con ella de algo de matemáticas – yo sentía que había algo fuera de contexto; como si Federico le estuviera explicando a ella lo que yo le había preguntado, y ella tuviera la clave (de algo de combinatoria o del famoso software anaranjado maravilloso)

luego aparecía Javier, Javier Moreno – al principio yo no estaba seguro de que fuera él porque él me había dicho que no estaba yendo a esos eventos, pero ahí estaba y me hablaba sobre el software también como si supiera algo, con naturalidad, como si nos hubiéramos visto hacía pocos días, como tranquilo – se veía como el Javier de hace años ya

luego Javier seguía hablando pero tenía el pelo blanco y un tono de una edad muy madura; yo me asustaba un poco porque veía que era como si Javier fuera a la vez joven y viejo, y yo podía ver dos edades muy distintas según lo que pasara

Javier algo decía de haber ido al congreso por haber hablado con mi mamá (de nuevo, una conexión muy improbable) y que también quería entender lo del software de Federico (pero creo que a otro nivel; lo mío era algo de combinatoria – Javier sí quería hacer algo con el software ese)

salía Javier, yo lo alcanzaba, de nuevo era muy joven – yo le decía “¡¡oiga, entonces sí era usted!!” – él me decía algo en tono cáustico pero muy amable a la vez

creo que Abdul me despertó en ese momento