voto

Addenda (5.12 pm): alivio muy profundo. Me llamó primero el primo desde Lima a celebrar. Luego Juanita, luego mi mamá. Hay alivio fuerte en este momento.

La votación se sentía tranquila hoy por la mañana en Chía. Pura sensación de expectativa (tal vez resignada a una posible derrota, pero imposible adivinar qué piensa la gente, que parecía hermética hoy – Chía tradicionalmente era un pueblo de godos pero probablemente eso ha cambiado un poco con la gente que ha ido llegando en los últimos 20 o 30 años). Hoy nadie estaba hablando duro, nadie estaba muy efusivo, nadie nada. Todos esperando a ver qué.

Los cafés estaban casi todos cerrados en la plaza principal (la iglesia ella sí, abierta). Sol suave, olor a almojábanas y tinto, poca presencia de la policía – ciclistas en la montaña (¿a qué horas votan? ¿votan?). Y el país entero suspendido ahí.

Algo de Guasca, el fin de semana pasado (saliendo hacia Gachetá, a unos 2900 msnm):