Álvaro, el viejo amigo de San Andrés: idiomas, amor infinito por Roma, Japón, nori y miso – buena comida … y política. Música. Música. La novena de Schubert. Y los siete colores del mar entre San Andrés y Johnny Cay.